La importancia de la cultura en relación con tus clientes extranjeros

Conocer bien la cultura del país de destino y adapatarse a ciertas costumbres es un aspecto fundamental que no podemos dejar pasar por alto en las negociaciones. Para ello, deberemos tener una gran capacidad de adaptación cultural.

Veamos algunos aspectos a tener en cuenta:

Saludos

¿Consideras que se saluda de la misma manera a un alemán que a un árabe o a un asiático? Está claro que no, al igual que no tendremos los mismos temas de conversación con ellos.

Puntualidad

Seamos sinceros: en España, no somos conocidos por nuestro gran afán de llegar temprano a los sitios. Sin embargo, todos sabemos que se trata de un aspecto muy importante que no podemos olvidar, en especial, si tratamos con alemanes o con japoneses.

Lugar y momento de la negociación

Algunas culturas prefieren cerrar sus acuerdos en un restaurante e incluso beber alcohol. De igual manera, sucede con el momento escogido para el punto culminante de la negociación: algunas culturas prefieren ir al grano y otras esperar a tener un poco más de confianza y haber conocido mejor a la persona que tienen delante.

Obsequios

Los japoneses también tienden a hacerse regalos cuando hablamos de negocios, pero esto no sería aconsejable para otras culturas. Además, en la cultura asiática es muy habitual intercambiarse tarjetas de visita antes de entablar una conversación y cerrar un trato.

También hay que tener en cuenta los colores y el lenguaje corporal. Aunque pueda parecer una tontería, los colores no tienen el mismo significado en todos los países y, por tanto, no seducen de la misma manera. Incluso algunos pueden llegar a resultar ofensivos, al igual que algunos números y símbolos. Por otro lado, el lenguaje corporal juega un papel fundamental: en Bulgaria, por ejemplo, afirman y niegan con la cabeza al contrario que el resto del mundo; es decir, para expresar “sí” niegan la cabeza como nosotros lo haríamos y para decir “no” lo hacen de la forma contraria, como nosotros expresaríamos “sí”.

Evitar temas políticos o religiosos

Antes de meter la pata… mejor no hablar de temas que pueden herir la sensibilidad política o religiosa de otras culturas. Además, el concepto de educación puede variar enormemente de un país a otro. Por ejemplo, en Alemania es más habitual que las personas que estén alrededor se queden completamente en silencio cuando la otra persona recibe una llamada, digamos que para no molestar a la persona mientras que está hablando. Sin embargo, en España lo veríamos como de una persona un tanto “cotilla” y por eso tendemos a hablar entre nosotros.

Los aspectos jurídicos también tienen un gran peso. Es importante conocer bien la legislación de los países en cuestión porque, por ejemplo, puede haber leyes, cláusulas o conceptos que no tengamos en nuestro país de origen.

Lo más importante es informarse bien y conocer al detalle las diferencias culturas. Aquí cobran especial importancia los servicios de interpretación. Si no conoces bien esa cultura aunque hables el idioma, un buen intérprete con conocimientos de esa cultura en concreto podría ser de gran utilidad.

Si quieres saber más sobre este tema y conocer nuestros servicios, ¡no dudes en escribirnos!

¡Hasta la próxima! 😉

No hay comentarios

Pon un comentario

Share This

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar