El sesgo de género en la traducción con inteligencia artificial

¿Afecta el sesgo de género en la traducción con inteligencia artificial y a tu lenguaje corporativo?

Tranquilízate y utiliza el lenguaje inclusivo

El lenguaje cooperativo de tu empresa dice mucho de ti y de tu profesionalidad. Somos conscientes de que un uso correcto del lenguaje y una escritura sin faltas de ortografía y puntuación es esencial para dar una imagen de seria.

Pero ¿te has parado a pensar si tu lenguaje corporativo, además de ser gramaticalmente correcto, también es inclusivo? Quizás es hora de posicionarte en un escenario que cada vez presta más atención a la inclusión como statement político.

Te voy a explicar en este post lo que es el sesgo de género, de dónde proviene, cuál es el peligro al utilizar un traductor automático y traducir con inteligencia artificial y por qué nosotros, como traductores profesionales, nos hemos decidido a ofrecer un nuevo servicio de traducción inclusivo que elimine el sesgo de género, el cual también te explicamos.

¿Qué es el sesgo de género y de dónde proviene?

Cómo se ha arraigado un lenguaje no inclusivo en el lenguaje online y offline.

El sesgo, según la RAE, es un «error sistemático en el que se puede incurrir cuando al hacer muestreos o ensayos se seleccionan o favorecen unas respuestas frente a otras.” Simplificado, quiere decir que es un error que cometemos a la hora de seleccionar las palabras que usamos en función de lo que hemos aprendido.

El sesgo de género en la traducción con inteligencia artificial

Si traspasamos este aprendizaje a la Inteligencia Artificial (IA), se refiere a que las máquinas básicamente aprenden con lo que las alimentamos.

Los textos y contextos que aprenden las IA provienen de un marco masculino, blanco y de clase media, ya que más de un 92% de los programadores son hombres, blancos y de clase media. Los textos de los que aprenden las máquinas son textos que datan de hace muchos años y hasta el presente.

De ello, resulta que la versión de textos que prestamos a la máquinas contiene los mismos prejuicios de género y raza que puede tener nuestra sociedad. Al igual que nosotros, las máquinas también están condicionadas por el bagaje social. De ahí vienen los sesgos, ya que los algoritmos tienen las mismas características que sus programadores.

Ejemplos de lenguaje sexista en la traducción asistida

Ejemplos sexistas en la traducción artificial

Aunque existen más de 20 sesgos cognitivos diferentes, nosotros vamos a hablar exclusivamente del sesgo de género, y no nos centraremos en por qué el software de reconocimiento de imágenes no reconoce bien las caras de personas de color, pero sí identifica sin problemas las caras blancas.

Si nos fijamos bien, vemos que las asociaciones sesgadas tienen lugar de forma frecuente en los textos a los que ha accedido la máquina, “hasta el punto de que han terminado dando lugar a estereotipos estadísticamente significativos que han sido reconocidos y aprendidos por la IA”.

Para dar un ejemplo práctico de esa teoría, vamos a ver cómo reacciona Google Translate ante los estereotipos de género:

Ejemplo traducción sexista de Google Translate

Según podemos apreciar, se trata de un contexto claramente femenino en el que traduce “doctor” como masculino.

Los mismo nos pasa al poner “nurse” que únicamente se traduce como enfermera, sin ni siquiera dar la opción masculina.

Las IA han tenido acceso a imágenes, estadísticas y textos que clasifican las profesiones por géneros, atribuyendo a las mujeres las profesiones de los cuidados, mientras los oficios de ingeniería, los médicos o constructores únicamente existen en su versión masculina.

Aunque la RAE defiende que en español la versión del masculino generalizado sea válida y se muestra dudosa ante la introducción de un lenguaje inclusivo, muchas empresas han dado un paso más para incluir también a la mujer en el lenguaje corporativo, ya que hay mujeres que no sienten formar parte del concepto de ciudadano. Por ejemplo, cuando se firmó la Declaración Universal de Derechos Humanos, efectivamente se refería únicamente a los ciudadanos de sexo masculino y no a las ciudadanas. 

Qué es el lenguaje inclusivo

El lenguaje inclusivo o lenguaje no discriminatorio es un lenguaje libre de palabras, frases o tonos que reflejen visiones prejuiciosas, estereotipadas o discriminatorias de personas o grupos, o que excluyan ciertos grupos al no nombrarlos.

Si volvemos a nuestro ejemplo de “nurse”, una visión estereotipada sería traducirlo como “la enfermera”, ya que estadísticamente es una profesión mayoritariamente llevada a cabo por mujeres, pero así excluiríamos la posibilidad masculina. No podemos traducir decidiéndonos por un género cuando la lengua de origen no nos lo indica claramente.

Pero el lenguaje inclusivo va más allá porque los defensores del lenguaje inclusivo piden que idiomas que llevan género como el español, utilice sustantivos epicenos como puede ser la clientela, el alumnado, el profesorado, en vez de los profesores, los clientes y los alumnos, para que todos y todas se sientan parte del discurso.

Cómo traducir con un lenguaje inclusivo   

Para traducir con un lenguaje inclusivo, libre de sesgo, hay que ver si la lengua de partida indica un género específico. Si el texto de partida habla del Juez María Carmen Gómez, ya podemos decidir, como traductores, poner en la traducción la jueza, siempre que la clientela nos pida una traducción sin sesgo de género. 

Además, cuando se trata de textos que se dirigen a grupos determinados como los usuarios, los clientes, los vendedores, podemos utilizar en español un lenguaje no sexista, que también tiene en cuenta a las usuarias, etc., poniendo o ambas formas (los usuarios/las usuarias) o, cuando sea posible, un sustantivo epiceno que designe por igual a ambos sexos.  

Un traductor profesional no comete el error de escribir “mi amigo es médico“, si, como hemos visto anteriormente, de la frase anterior se deduce que se trata de una mujer.

A la hora de reconocer el contexto, ¡aún ganamos a las máquinas!

Cómo está afectando el sesgo de género a tu empresa

Primero tenemos que pensar en la estructura interna de una empresa, independiente de su tamaño. El principal valor que tiene son las personas que trabajan en ella. Aunque el español es un idioma que permite el masculino como forma genérica, vamos a hacer un breve ejercicio.

Vamos a dibujar lo que nos viene en mente al escuchar la frase: “El hombre inventó el fuego”. Igual sois muy diferentes a mí, pero en mi mente apareció algo de este estilo:

Ejemplo de sesgo de género

Varios estudios han demostrado que cuando escuchamos términos masculinos genéricos que, en teoría, también deben incluir mujeres, lo que vemos en nuestro subconsciente es masculino. Con ello, hemos estado restando importancia a la mujer a lo largo de la historia, con las consecuencias que ello supone y que, en este post, no vamos a tratar.

Por lo tanto, no queremos hablar en un masculino genérico si esto supone que la mitad de la plantilla de tu empresa se puede sentir excluida, porque tenemos empleados y empleadas y todos son igual de importantes.

Por otro lado, si con nuestro discurso, nuestra página web o nuestra newsletter pretendemos atraer un público determinado, tenemos que saber quién es nuestro target, y podemos perder mucho atractivo si no incluimos a toda la clientela potencial. Cuando nos comunicamos con nuestros clientes, pretendemos establecer una relación de confianza con ellos, para venderles nuestro producto, nuestra marca o nuestro servicio.

Estos objetivos dependen en gran medida del estado emocional del receptor, por lo cual la forma en la que te comunicas con ell@s es muy importante para tu negocio.

A parte de las ventajas ya mencionadas, ahora muchas entidades como el Parlamento Europeo se han dado cuenta de que se debe prestar atención a este problema, y también las grandes empresas intentan eliminar el lenguaje sexista. Es un movimiento que cada vez está más en auge, y si tú eres uno de los pioneros en ofrecer un servicio o un producto y una política corporativa sin sesgo de género, también estarás ofreciendo un valor añadido, del cual tu competencia ni es consciente.

¿En qué consiste el servicio de traducción con lenguaje inclusivo?

LexGo Translations, como agencia de traducción en Madrid y Málaga, se ha decidido a dar un paso más en su servicio de traducción y revisión para ser la agencia de traducción pionera en traducir, utilizando un lenguaje inclusivo sin sesgos.

Hemos visto la necesidad en el mercado de ofrecer tanto la traducción sin sesgos, como la revisión y marcación de ellos.

Nuestro compromiso de traducción sin sesgos de género

traducción sin sesgo de género
  • Marcación del sesgo de género: Aquí tenemos como referencia un contrato de encargo de venta común con todos los términos marcados que en español se corresponden al masculino por defecto.   

Ejemplo de marcación del sesgo de género

Una vez marcados todos los sesgos del documento, consultaremos con el cliente si quiere realizar una revisión del sesgo de género para convertir el documento en un documento con lenguaje inclusivo.

  • Revisión de sesgo de género: Se puede realizar tanto una revisión basada en marcación y propuesta como se ve en la siguiente imagen o una revisión ya definitiva sin que aparezcan los cambios aplicados, y en la cual se hayan eliminado todos los sesgos de género.
Servicio de Revisión del sesgo de género en la traducción
  • Traducciones sin sesgo de género: Nos comprometemos a traducir todos los textos, eliminando los sesgos de género, es decir, con un lenguaje inclusivo, si el cliente/la clienta así lo contrata. Aquí os enseño una traducción del inglés al español sin sesgos:

Existe una Comisión para aplicar este protocolo, que preside el director o la directora de igualdad de género. Representantes del alumnado, así como el equipo de gestión de la Universidad y el cuerpo de docentes forman parte de la Comisión. El servicio de asesoramiento será prestado por un/una representante del servicio de prevención. 

La adaptación de textos a un lenguaje sin sesgos es un trabajo complicado y minucioso. Pero vale la pena porque el lenguaje construye el mundo en el que vivimos, y si logramos dirigirnos a todos y todas, este mundo será cada vez más igualitario. Si somos capaces de cambiar la asociación de palabras a ideas estereotipadas, el lenguaje sería más inclusivo, y las asociaciones disminuirían poco a poco.

Si queréis ser los pioneros en vuestro sector en aplicar un lenguaje inclusivo, y queréis que revisemos vuestra comunicación interna y externa, o empecemos a traducir los nuevos textos corporativos sin sesgo de género, ¡solo tenéis que poneros en contacto con LexGo Translations! Por cierto, os invito a detectar las frases con lenguaje no inclusivo de este texto 😉

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar